Publicado: 16 de Mayo de 2014

Cuándo acudir a un psicólogo clínico para consultar y solicitar ayuda para su hijo?

En ocasiones los niños muestran su malestar y desadaptación a través de su comportamiento (estar enfadado, llorar, cambios bruscos de humor, desobedecer, negativismo u otras conductas perturbadoras ) o por las cosas que dicen o cómo las dicen ... Pero en otras , las manifestaciones pueden ser más sutiles tanto que no se las considera problemáticas, como estar muy tranquilos, apagados, sin ganas de jugar, no molestan, ser siempre muy solícitos ...

En cualquier caso siempre que la familia y/o el colegio tengan dudas sobre la adecuación o no de ciertos comportamientos, o el manejo de ellos, sería conveniente acudir. La prevención es muy importante.

En general, podríamos decir que sería conveniente acudir a un profesional en las siguientes ocasiones:

o      Cuando exista un retraso o alguna dificultad  en la adquisición de habilidades, destrezas o conductas apropiadas a cada edad, como: el habla, control de esfínteres, diferentes hábitos de autonomía, lectura y escritura, relaciones sociales...

o      Cuando persisten y se mantienen en el tiempo comportamientos de edades anteriores que deberían de haberse superado: miedos a dormir, solo, a la oscuridad, a los extraños a no separarse de la familia ...

¿CUALES SON LOS PASOS A SEGUIR?

Realizar una primera consulta para determinar si las dificultades de su hija aconsejan o no la intervención terapéutica y que tipo de intervención sería lo primero.

Para ello:

Buscar un buen equipo de profesionales, con prestigio y años de experiencia, con reconocimiento oficial y colegial, con garantía.

No se sienta cohibido y solicite toda la información que necesite y plantee todas sus dudas posibles  hasta quedar satisfecho de que acude a un centro y le atiende un psicólogo que le merece la mayor de su confianza.

Mediante, entrevistas, cuestionarios, pruebas estandarizadas y demás instrumentos de medida que se necesiten en función de cada caso, el psicólogo establecerá una valoración para determinar qué y cómo se va  a estructurar el tratamiento que explicará, paso a paso, a los padres y a otros agentes implicados. Los propios niños deben de acudir a tratamiento para ser ellos los que adquieran herramientas, habilidades y “trucos” para resolver sus dificultades.

¿QUE SE LE DICE AL NIÑO SOBRE LA TERAPIA?

No mentirle y darle toda la información de manera adecuada y ajustada a su edad y al conocimiento que tenga el niño del problema.

Qué es un psicólogo, un especialista, un entrenador, un técnico, un profesional que le va a ayudar a resolver sus dificultades; que cuando resuelva sus pequeños problemas dejará de ir pero que si en alguna otra ocasión lo necesita, podrá volver y seguro que se acordará de él.

Cuanto antes se aborde un problema, antes se encontrará una solución así que puede consultar acerca de su hijo cuando lo considere necesario.