Publicado: 28 de Enero de 2015

Tiene gran revuelo social  que una madre haya publicado en su blog, que se niega a ser la agenda de su hija por Whatsapp  como gestora de su agenda académica.

Este es uno de los problemas que estamos observando en consulta con cierta frecuencia ya que los padres están encargándose de muchas tareas que por edad sería muy recomendable que ya hicieran sus hijos.

Los niños dan por sentado que  los padres son los que,  de una u otra forma, se encargan de conseguir los deberes,  de ponerse a hacerlos con ellos, de hacerles trabajos para clase e incluso de estudiar con ellos.

Todas estas acciones restan muchísima autonomía, iniciativa y responsabilidad por sus obligaciones,  haciéndoles un flaco favor a medio largo plazo ya que en cuanto tengan que hacer algo por sus propios medios se verán inútiles e incapaces y abandonarán rápidamente aquello que les suponga cualquier esfuerzo y dificultad.

Nuestra recomendación es que los padres  dejen en manos de sus hijos estas obligaciones académicas y otras más domésticas, que les enseñen como realizarlas y ayuden a superar los retos por ellos mismos aunque de vez en cuando se frustren y decepcionen, porque esta es la mejor manera de conseguir autonomía, responsabilidad e independencia. Es aconsejable ayudar pero en ningún momento pretender que esta ayuda sea tan excesiva que anule la capacidad de esfuerzo y competencia que cada niño debe de desarrollar.

Para ver el comentario que hace la madre en cuestión, añadimos el enlace, Noelia López-Cheda:

También hay un artículo muy interesante que va en esta línea y  aconsejamos su lectura: PADRES HIPERPROTECTORES, HIJOS SIN AUTONOMÍA