Publicado: 23 de Junio de 2014


En nuestro centro, el abordaje terapéutico gira fundamentalmente entorno al trabajo en psicoterapia de los focos de conflicto o de sufrimiento. Por ello, en la mayoría de los casos, no se plantea ni resulta necesaria la prescripción de medicación. Sin embargo, existen otras situaciones en que el alivio que proporcionan los fármacos es indispensable para que el paciente se encuentre en condiciones de abordar sus problemas en terapia, y también casos en los que la naturaleza misma del problema precisa del tratamiento médico para un abordaje eficaz.

En nuestro equipo somos conscientes de los temores y de los reparos que la toma de una medicación “psiquiátrica” causa a nuestros pacientes, por eso dirigimos buena parte de nuestros esfuerzos a explicar al paciente el efecto que va a causar el fármaco y los beneficios que va a proporcionar; en todo momento, el especialista estará accesible al paciente para consultar cualquier duda al respecto y ajustar las dosis siempre que sea necesario.

Nuestros objetivos con respecto a la medicación son los siguientes:

  • Intentamos que el fármaco a usar sea lo más suave posible y se mantenga tan sólo el tiempo necesario.
  •  Evitar en lo posible medicaciones que puedan causar dependencia a largo plazo.
  • Establecer una relación bidireccional médico-paciente en el que cualquier dificultad o inconveniente será tenido en cuenta.

Del médico estará en contacto con el psicólogo lo que permite una coordinación de ambos abordajes para la correcta resolución del problema.

Es importante reseñar quelos antidepresivos, antipsicóticos y estabilizadores del ánimo no causan ningún tipo de dependencia.

Como siempre, nuestra mejor recomendación es acudir al profesional adecuado para que nos asesore convenientemente.