Publicado: 11 de Noviembre de 2014

Es frecuente que en algún momento de la vida, un trabajador tenga que hacer frente a un despido laboral. Pero en el contexto actual de la crisis, esta situación se tiñe de un color gris, en tanto que existen connotaciones añadidas alrededor del desempleo: los medios de comunicación envían una visión catastrofista de la situación actual, falta de esperanza de encontrar un empleo en un breve periodo de tiempo, miedo a un futuro incierto…

Un despido laboral siempre es difícil, porque supone dejar atrás una seguridad económica, sin embargo, la situación a nivel emocional se agrava en caso de que el trabajador no estuviera alerta sobre esta posibilidad (es decir, en caso de que ignorase que la situación en la empresa no era buena).

Del mismo modo, la presión que se vive ante el desempleo es mayor en caso de tener una familia a la que mantener y también una hipoteca a la que hacer frente.

¿Qué emociones se viven ante el despido? Miedo, enfado, rabia, sensación de traición por parte de la empresa, inseguridad, pérdida de autoestima… Estas emociones se viven con mucha intensidad en su fase inicial, y poco a poco, van remitiendo en la medida en que el trabajador empieza a hacerse a la idea de su nueva realidad. En definitiva, como en toda pérdida, es importante hacer un proceso de duelo para curar la herida.


Se Necesita un tiempo para asimilar la noticia, por ello, date un tiempo para ti, espera al menos, dos semanas hasta empezar de nuevo a buscar trabajo, descansa, cuenta lo que te ha sucedido a tus personas de confianza porque eso te ayudará a asimilar tu historia. Evita colocarte en el rol de víctima porque no eres una víctima: en la vida existen momentos de éxito y también, de fracaso.

Piensa que un despido laboral es una oportunidad para empezar de nuevo, una ocasión para reinventarte a ti mismo, una vez superado el dolor inicial de estar sin trabajo.

El diálogo interior que utilizas también es muy importante para tener más bienestar. Por ello, en vez de utilizar el concepto parado puedes usar el término “búsqueda activa de empleo”.

Consultar con un profesional, puede ayudarte a estructurar tu nueva vida y darte la oportunidad de contnuar sin sentirte fracasado.