Publicado: 21 de Julio de 2014 a las 13:09

La compresión lectora es una de las competencias básicas que todos los alumnos deben tener bien desarrollada y así poder acceder de forma directa a todas las materias del currículo actual del sistema educativo.   Una buena comprensión lectora, se demostrará no sólo en la asignatura de lengua sino también en el resto de materias que utilizan el lenguaje escrito.

Emitir juicios y reflexionar acerca del texto para saber si conocemos algo del mismo,  es importante puesto que   cuando se es capaz de realizar inferencias al texto, nos permite desarrollar nuestro razonamiento y poner en marcha estrategias que faciliten la comprensión eficaz.

Es importante conocer si las dificultades se mantienen o bien son debidas a una situación puntual de dificultad añadida que podemos solucionar buscando otras alternativas.

  Existe una amplia selección de técnicas y métodos para ejercitar y reforzar la comprensión lectora. Algunos puntos de interés son los siguientes:

  • Al diseñar el programa de comprensión lectora tener en cuenta que deben aparecer al menos tres fases con variadas actividades, PRE-lectura, lectura y POST-lectura. Muy importante la última fase dónde se consolida lo leído, aprendiendo y ampliando conocimientos.
  • Motivación: provocar un auténtico gusto por la lectura es difícil, tanto si se tienen dificultades de lectura como si no, pero no por ello hay que dejar de intentarlo, puede llegar a ser una afición agradable o una buena actividad elegida para el ocio.
  • Realizar preguntas del texto, buscar palabras centrales y analizar su estructura entre otros datos pueden ayudar

Si aún así las dificultades persisten, debemos buscar una ayuda profesional para optimizar nuestros resultados y esfuerzo.

Llámenos gratis.